CON LOS PERIODISTAS…

PERIODISTAS2

Autora: Mar Mounier @elhigadodmarita

Imposible no rendir homenaje – pero hacer también una crítica – a los periodistas en el Perú en su día.

Un reconocimiento para cada uno de los profesionales que sin ceder a los caprichos de poderosos y sinvergüenzas, nos entregan día a día la información que, por derecho, nos corresponde recibir. Periodistas que no se amilanan ante las argollas y matonería, gente que se gana el respeto a pulso, con cada artículo u opinión, sin hacer alarde de nada, menos comportarse como vacas sagradas. Nombres como Rossana Cueva, Diana Seminario, Karina Novoa, Valia Barack, Cecilia Valenzuela (no la perdimos), César Alfredo Vignolo, José Mariño, Ramiro Escobar, Armando Canchaya, Martín Santivañez, Aldo Mariátegui, Uri Ben Schmuel, Víctor Andrés Ponce, Víctor Robles, Jorge Morelli, César Hildebrandt. Periodistas con agallas, algunos hoy cargando el peso de argollas ajenas. Mi respeto y admiración por su trabajo.

Pero la CRÍTICA, va directamente a tres grupos puntuales: hacia aquellos que ejercen el oficio sin estar debidamente preparados; hacia quienes con sus actitudes demuestran un total desprecio al derecho fundamental de la libertad de expresión y hacia los otros que aprovechando su alcance mediático, imponen sus mundos de fantasía a la opinión pública así como también a sus políticos y personajes predilectos.

El periodismo es un de los oficios que exige preparación, consecuencia, humildad en la búsqueda del saber. Para el profesional a carta cabal es una necesidad el estar bien informado, preocuparse por conocer sobre diversidad de temas y dominar otros. Jamás se enfoca en fuentes que solo alimenten su intención de imponer una agenda, sino que busca la verdad, que parte del conocimiento y la historia verificada. Y para llegar a ese punto debe no sólo leer, sino comprender, analizar y concluir. En el Perú, cualquiera con un cartón de periodista supone tener la razón y la verdad en la mano. Y esta no se impone, se busca, se contrasta, se expone ¿Cuantos conocemos que podemos asegurar cumplen con estas simples reglas?

Segundo. Mi total repudio hacia aquellos “periodistas” que claramente no respetan una de las condiciones más importantes para proteger la democracia: el respeto al derecho a la libertad de expresión. Lo peor, alardean ostensiblemente de su censura hacia quienes ejercen ese legítimo derecho. ¿Cómo es posible que Rosa María Palacios (por ejemplo), se jacte de un ejercicio tan bajo y que desmerece totalmente a la profesión? Un bloqueo en redes, que es un medio de comunicación, implícitamente revela el rechazo a la expresión. la opinión y la posición de la víctima de la censura. Si no pueden entender que una crítica no es un castigo entonces, no lo lean. Siguiendo la lógica de censurar y silenciar a todo aquel que no comparten sus ideas, todos los medios, periodistas y demás, solo escucharíamos a quien nos cante bonito. Tan simple como que los médicos tienen el juramento hipocrático que los obliga a salvar vidas, un periodista, por ética profesional, debería defender la libertad de expresión ajenas, así lo que se diga no sea de su agrado.

Y tercero, mi rechazo hacia aquellos periodista que aprovechan su sitial mediático para intentar manejar el pensamiento y las decisiones del pueblo. Y en estas épocas de elecciones aquello se percibe a todas luces. Personajes como Augusto Alvarez Rodrich, Renato Cisneros, Raúl Tola, Nicolás Lúcar, Sol Carreño, quienes disfrazados de la bandera de la moral, no dudarían un segundo en poner sus servicios al mejor postor o al político que más llene sus simpatías personales, tergiversando intencionalmente ideas, dirigiendo entrevistas, maquillando la realidad, engañando, algunos de ellos utilizando hasta formas ilegales (chuponeos), para alcanzar sus intenciones.

Quizá estemos o no de acuerdo. Pero es importante conciliar con esta idea: el periodismo responsable es la columna vertebral de la libertad y la democracia en sociedades civilizadas. Es una necesidad conocer nuestra realidad y la estatura moral de quienes tienen la responsabilidad social de informarnos debidamente. Si no tienen la capacidad para responder en la cancha, que dejen el espacio a gente que sí quiere hacer bien las cosas.
Quizá piensen que “la gente no se da cuenta” pero a todos esos confundidos: los estamos observando.Y no, no se engañen: quienes los sobonean y les pintan flores, son un grupete de nerds capitaneados por Mongodoy y la marco..

Mar Mounier.

PD: Hablando de grupetes y nerds, un saludo a los aspirantes a todo y representantes de nada, Superman Salinas, Nana “fuego amigo” Portera, Carlita “mosca” Harada, Carlitos “lumbares molidas” Cornejo, Jorge “ni pienso ni existo” Bruce y demás aspirantes al uñero de Mario Vargas.

Anuncios

¿MAFIA O PARTICIPACIÓN CIUDADANA?

 

Autora: Mar Mounier (@elhigadodmarita)

Doña Susana Villarán, Alcaldesa de Lima:
Estimada señora,

Revisando sus promesas de campaña uno puede notar muchas y bastante interesantes: compra de franco a policías, cabildos abiertos a debate de vecinos, ordenamiento del comercio ambulatorio a los seis meses de acceder al cargo, empadronamiento de taxis, fin a la informalidad de las empresas de transporte, tránsito reordenado, lucha frontal contra la delincuencia coordinando con la policía y el serenazgo, solución a la contaminación ambiental, etc. El problema señora alcaldesa, es que en 23 meses de 48 de gestión, ni siquiera el 25% de lo prometido en ese plan de campaña se ha concretado.

Y como toda causa tiene un efecto, esas faltas han devenido en que más de 400 mil limeños estén a favor de destituirla del cargo. El caso es que, en vez de  -con autocrítica-  analizar a conciencia esta reacción -y acción- del limeño desencantado y hastiado, usted, su séquito y sus partidarios no han tenido mejor idea que insultar, denostar y desacreditar la opinión de todos los vecinos pro revocatoria llamándonos “mafiosos” y “camorreros”.

Ante tal insolencia, sería bueno recordar que tal recurso que sus “asesores” y simpatizantes satanizan tanto hoy, es una figura electoral que la izquierda que representan, impulsó años atrás para tumbarse sin más ni más a gobiernos locales elegidos democráticamente. En ese momento no pensaban ni “en los S/ 69 millones” ni en ningún tipo de costo que éstas consultas demandarían. ¿Relativismo moral y manipulación política en el rechazo a un derecho democrático en su momento hábil y oportunamente promovido por el rojerío que hoy, al ver que no conviene, se jala las mechas?- Si tanto les preocupa ahorrar,  comparen costo revocatoria con presupuesto municipal para el 2013 sección “técnicos y asesores” nomás, a donde se han destinado S/ 248 millones-.

La definición considera que la revocatoria del mandato es “el procedimiento mediante el cual los ciudadanos pueden destituir mediante una votación a un funcionario público, antes de que expire el periodo para el cual fue elegido. La revocación de un mandato abre la posibilidad a la ciudadanía para que, una vez satisfechos los requisitos correspondientes, someta a consulta del cuerpo electoral la remoción de un funcionario [público] electo, antes de que venza el plazo para el cual fue designado” (García Campos, 2008, pp.26).

Empleados de la Municipalidad de Lima Marisa Glave y Eduardo Zegarra en oficinas del JNE, el mismo día que se realizaba operativo en la Parada.

Para colmo, sus asesores de prensa nos han bombardeado por prensa, TV, radio, mar y aire con la cantaleta de sus “obras” realizadas ¿A cuáles refieren? ¿A la arena “ahogada” de la Herradura, a las marchas pro besos lésbicos, al encender y apagar el foquito durante “La hora Planeta”, a las campañas pro uso de bicicletas -en una ciudad en donde a uno le roban hasta los calzoncillos en plena hora punta y donde conductores no respetan ni policías- o a la proyección de “zonas rosas”? No nos haga renegar pues alcaldesa. Esos pueden ser temas complementarios para ciudades que pueden darse el lujo de encauzar espacio y recursos en esos asuntitos, pero una con problemas tan complejos y críticos como Lima necesita de su enfoque y tiempo total y responsable para resolver los problemas importantes. La administración de una ciudad no es concesión para que un grupo de ilusos haga realidad sus sueños rabanoides. Los frutos de su gobierno deben beneficiar a la totalidad de sus habitantes. ¿O a usted la eligieron sus cuatro gatos?

Supimos de los intereses de Marco Tulio Gutierrez, gracias al uso -oportuno- del chuponeo de audios -convenientemente propalados por un periodista que se hizo el tuerto al exponerlos y que casualmente nadie de la rábano-hueverada condenó como delito- y al hábil aparato que se ha encargado de endilgarnos en la cara que existiría una mafia interesada en removerla de su puesto. Pero centrándonos en Marco Tulio y las supuestas intenciones detrás de su accionar, es totalmente injusto que los ayayeros de la muni, sus pares “ideológicos” y alcaldesa de yapa traten de meter en el mismo saco a perro, pericote y gato que está a favor de la revocatoria acusándonos de “mafiosos” (lo peor, cuando muchos lo estamos a regañadientes).

Y no intenten crear miedo amenazando con el regreso de Kouri y Castañeda. Que quede claro: a los vecinos de Lima no nos convencieron ni Pepito ni Botella quienes ya tuvieron oportunidad de gobernar, demostraron ineptitud y una increíble capacidad para el crecimiento de uñas (espero se entienda la metáfora). No piensen que bajo la amenaza del inminente regreso de este par vamos a supeditar el futuro de una ciudad que pide a gritos resultados. La “esperanza venció al miedo” (sic) decía un ridículo adagio rábano-huevera oportunamente utilizado en la última campaña electoral y a éste me remito como respuesta a sus “alertas”.

Muchos no dudamos de sus buenas intenciones… pero éstas son contaminadas por sus acciones. El empecinarse en blindar a incapaces -desde todo punto de vista-  e ideologizados carapulcra como Marisa Glave, Gabriel Prado y Eduardo Zegarra lo único que hace es generar más anticuerpos a su imagen y a su gestión, y claro, hacerla perder el tiempo. Basta ver lo que ocurrió en La Parada para asegurarnos que estos infelices no sirven. O quizá sí pero para incoar ideas ridículas. ¿O se ha preguntado antes de “pensar” en construir “un parque del Migrante en el lugar donde esta La Parada” (sic) cuántos limeños hoy se consideran como tales?

Somos conscientes que no hay “medidas mágicas” y que los resultados no se ven de la noche a la mañana pero eso no es excusa. A mitad de tiempo de su gestión si quiere que el vecino vuelva a apoyarla, empiece: mano dura y posición firme liderando, planificando, deliberando, ejecutando e implementando. Remueva de sus puestos a tanto inútil que solo sirve para llenarla de lisonjas. Lima no necesita de una alcaldesa que esté pagando favores a todo el mundo, mucho menos que ofenda a ciudadanos que la “contrataron” pero tienen el legítimo derecho a “despedirla”. ¿Ya se enteró que el 65% de limeños estamos a favor de la consulta? ¿Y todos somos mafiosos? No pues, no nos joroben.

Asuma con hidalguía la consecuencia de la participación ciudadana que tanto ha defendido en su momento. ¿O no recuerda sus llamados a los ciudadanos para presionar y apurar al JNE a presentar resultados de las elecciones municipales? ¿Debimos considerarlos mafiosos? ¿Angurrientos? ¿Antidemocráticos? Todo tiene “pros” y “contras” y una revocatoria es uno de los efectos perversos de esa participación ciudadana que el rojerío y la caviarada tanto se preocupan en promover.

Por último, no olvide que un buen alcalde no necesita de la prensa y medios para convencer que trabaja si los ciudadanos pueden dar cuenta de ello beneficiándose con resultados tangibles.

Y por el bien de su gestión, basta de periodistas chupamedias y asesores con complejo de plañideras. Cierre el pico a tanto ayayero que flaco favor le hacen.

A 4 meses de la consulta popular la decisión de todos los limeños depende de usted.

Gracias por su compresión.

la hígado.